miércoles, 2 de enero de 2008

Una reflexión sobre el aborto

El PSOE vuelve a vueltas con la legalización del aborto, un tema ideal para sondear al electorado a tres meses de las generales. Lanza la propuesta de despenalizar nuevos supuestos después de los tres que ya están en liza.

En cada debate sobre el aborto recuerdo aquellas clases de religión (o ética para los que cambiaron la opción, aunque al final era más o menos lo mismo) del instituto. Nos sentábamos en las sillas con una seguridad aplastante, tanto como la quincena de años que llevábamos a nuestras espaldas, a defender tesis teóricas con absoluta seguridad. Aquel radicalismo, aquella seguridad en definitiva, que los años se van encargando de empequeñecer.

Otra quincena de años más tarde confieso que me siento incapaz de repetir mis posturas de aquellos debates. La respuesta sigue siendo la misma, pero ahora con matices. Y es que es difícil hacer oídos sordos a otras realidades.

Nada mejor que el test del tercer mes para entrar en la otra realidad: la de las posturas de la parte contraria. En ese test, un simple análisis y una ecografía, se juegan mucho los principios y la conciencia. ¿Qué haces si hay Down? ¿Y si puedes elegir ante la presencia de una malformación menos importante (porque ante las otras es terapéutico y "obligatorio")?

Es ahí cuando los principios más fuertes del instituto se caen por su peso. Porque sigue siendo un asesinato, pero ahora es el tuyo.

Por suerte, sigo moviéndome en el campo de la teoría. Pero ahora no puedo hacer oídos sordos a otros casos cercanos, ya con nombres y apellidos, que afrontaron la dura decisión. Y también dijeron no, pero desde otro punto de vista.

2 comentarios:

creditos dijo...

Un grupo de feministas se inculpa ante el juez de haber abortado fuera de la Ley

Quince mujeres de la asociación feminista 'Alecrín' han entregado al juez de guardia de Vigo un escrito en el que se inculpan por haber abortado fuera de los supuestos que permite la Ley. Con este gesto pretenden solidarizarse con las 27 mujeres que han sido llamadas a declarar.

En cualquier estado de derecho, estas mujeres serían juzgadas y condenadas, ya que han confesado su crimen.

En España esto se convertirá en una mera anécdota sin consecuencias legales.

Carlos Menéndez

Daniel Mora dijo...

He encontrado una analogia en esta entrada que me llama mucho la atención por lo cierta. Religión y Etica. Ambas se ocupan de lo mismo y enseñan lo mismo, solo que para practicar la religión ademas hay que ser humildes y sencillos, cosa que no siempre logramos.

Lo del aborto es un asesinato sin duda alguna, y como tu dices tiene muchso matices.

Mi apreciación al respecto es que cuando se colocan tantos requisitos que debe cumplir el no nacido para poder ver y disfrutar de este mundo, no existe libertad verdadera y peor aún legalmente hemso decidido violar el derecho a la vida que a todos nos asiste.

Un abrazo

Daniel